¡lluvia de millones!

La República 

Fujimorismo camuflado

Publicado: 2019-11-07


Hasta para el fujimorista más optimista es evidente que, en las elecciones de 2020, Fuerza Popular no tiene opciones de conseguir una mayoría parlamentaria como la que obtuvo en 2016. Ni la campaña de miedo que busca promover Martha Chávez insinuando que existe una especie de chavismo en el Perú ni la dicotomía que plantea Carlos Mesía entre comunismo y democracia parecen ser estrategias efectivas para persuadir a la mayoría de peruanos que, luego de tres años escuchándolos en el parlamento, identifica con facilidad este alarmismo injustificado.

Por supuesto, y aunque muchos quisieran que fuese así, esto no significa que Fuerza Popular se resignará a su desaparición o limitarse a una presencia intrascendente en el próximo congreso. Por ello es que ha surgido una nueva estrategia del partido de Keiko Fujimori que abarca a otras agrupaciones políticas. Al mismo estilo de quienes van al casino a jugar a la ruleta y distribuyen sus fichas en varios números para tener más opciones de tener ganancias, el fujimorismo está distribuyendo a sus representantes más comprometidos en otras agrupaciones políticas esperando que, con este cambio de envoltura, puedan seducir al electorado.

Es por ello que Yeni Vilcatoma, Rosa Bartra y Nelly Cuadros han sido incluidas en la lista de Solidaridad Nacional, el partido del exalcalde investigado por corrupción Luis Castañeda. Además, Perú Patria Segura, la agrupación fundada por Luz Salgado, confirmó en su lista a Fernando Cilloniz, exgobernador de Ica por Fuerza Popular y se le podrían sumar más personajes muy cercanos al partido naranja.

Pero, además de apostar a que la gente crea que estos políticos tendrán un cambio de actitud al postular bajo otras banderas, el fujimorismo también sabe que tener a sus miembros distribuidos en estos partidos satélites les resultará beneficioso cuando se conformen las comisiones del congreso. Esto debido a que podrían no ser mayoría de una misma bancada pero sí ser un grupo de distintas agrupaciones pero que vota de la misma manera, lo que les seguiría dando un gran poder.

El fujimorismo apostará por el discurso del miedo que utilizarán en su bancada principal (Fuerza Popular), pero también buscarán que el fujimorismo camuflado en otras bancadas les permita seguir teniendo una presencia considerable en el Legislativo. Dependerá de la población detectarlos a tiempo y evitar que, en unos meses, el país se vuelva a topar con una situación similat a la que vivía hasta antes del 30 de setiembre.


Escrito por

Cristian Rebosio Aguilar

23 años / Estudiante de comunicaciones / Lima, Perú


Publicado en