VacúnateYa!

el comercio

Las apps de la explotación y la informalidad

Publicado: 2019-05-17


La tecnología ha traído numerosos beneficios a la vida de los peruanos. En la actualidad podemos pedir un taxi a la puerta de nuestra casa sin un costo demasiado elevado, realizar pagos desde un teléfono celular y ordenar que nos traigan casi cualquier producto al lugar en que nos encontramos. Sin embargo, muchas de esas aplicaciones, que hoy gozan de gran popularidad, vienen facturando millones gracias a los vacíos legales que han aprovechado.

Como la gran mayoría de peruanos ha podido notar, en los últimos meses se ha incrementado considerablemente el número de motos que circulan por la ciudad con un cubo en la espalda del conductor en la que llevan productos que les solicitan mediante aplicaciones. Si bien para algunos esto representa una excelente oportunidad para personas que necesitan de un trabajo extra y hasta lo consideran un triunfo del capitalismo, lo cierto es que se está convirtiendo en la normalización del trabajo informal, la explotación y las condiciones precarias.

Lo que estas aplicaciones ofrecen no es más que un servicio de delivery para múltiples productos. Pero quienes trabajan en ello se diferencian del típico motociclista que se puede ver en los restaurantes en que no cuentan con un salario fijo, no tienen seguro médico y su horario de trabajo no tiene hora de entrada y salida. Por supuesto que esto ha tenido una gran acogida debido a la gran cantidad de personas que necesitan ingresos pero no se puede negar que el éxito de estas aplicaciones también supone que sus trabajadores renuncien a sus derechos básicos.

Es por ello que hace falta la intervención del Estado en la regulación de estos servicios. La manera de generar empleos siempre debe respetar los derechos de los trabajadores porque de lo contrario caeremos en la explotación que únicamente beneficiará a grandes empresas.


Escrito por

Cristian Rebosio

25 años / Comunicador / Lima, Perú / Twitter: @crebosio95


Publicado en